La integración y la gobernanza marcan el camino en Centroamérica

Como empresa multinacional, implantada en la región caribeña, vemos con preocupación cómo un año más se acerca el período de máxima vulnerabilidad en la región. Comienza la temporada de lluvias, la temporada de huracanes, y los turistas llenan las plazas hoteleras inconscientes de lo que cuesta llevar el agua, que no beberán, a sus hoteles y los sacrificios que en muchos casos hace la población rural y la agricultura para que esto sea posible.

En 2017 vivimos con extrema preocupación el paso del Huracán Irma por Las Antillas y realizamos un seguimiento a la trayectoria que, afortunadamente, se desvió lo suficiente de La República Dominicana como para no causar los efectos devastadores que sí causó en otros Estados de la Región Caribeña.

La curiosa trayectoria entre Puerto Rico y Cuba, permitió que tanto La República Dominicana como La República de Haití fuesen los países menos castigados de los que se encontraban dentro de la trayectoria calculada para Irma. La lenta velocidad de este Huracán hizo, en los lugares en los que tocó tierra, que sus efectos fuesen catastróficos, pero también ha permitido que su monitorización haya sido excelente y que los Planes de Emergencia de cada Estado se hayan podido llevar a cabo.

Hurricane Irma passes Cuba and approaches southern Florida on Sunday, Sept. 10, 2017, in a NASA satellite captured a night-time image of the storm in the Florida Straits and identified where the strongest storms were occurring within Irma's structure. NOAA's GOES-East satellite provided a visible image at the time of Irma's landfall in the Florida Keys. NASA photo

En ese momento, INCLAM ya había terminado el Contrato de Consultoría Internacional en Seguridad de Presas y Operación de Embalses y éramos conscientes de que el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) tendría la capacidad de articular las mesas de decisión oportunas y podrían tomar determinadas decisiones sobre la amenaza que el paso del Huracán y sus lluvias asociadas representaban para el país.

No podemos evitar estas amenazas, pero sí prepararnos para minimizar sus efectos. Es responsabilidad de los gobiernos de los países, en zonas de alta probabilidad de eventos extremos, prepararse para luchar contra ellos.

La República Dominicana ha realizado un gran esfuerzo y, gracias a la implicación de sus funcionarios, ha obtenido productos de excelente calidad.

Sin embargo, estos estudios, recomendaciones, consejos, advertencias,… que se encuentran repartidos en cada uno de los documentos que las consultorías generan deben salir de los libros y cargarse en Herramientas de Gestión para que tengan utilidad.

En República Dominicana ya cuentan con:

  • Plan de Seguridad de Presas
    • Análisis del Modo Potencial de Fallo (PFMA).
    • Plan de Vigilancia y Monitoreo (SMP).
    • Desarrollo de Procedimientos de Operación.
  • Estudios Hidrológicos
    • Estudio Hidrológico de Seguridad de Embalses.
    • Estudio de Operación de Embalses.
    • Análisis de Rotura de Presas.
  • Fortalecimiento Institucional
    • Elaboración de un Plan Estratégico del INDRHI para el Departamento de Presas.
  • Cartografía de Precisión para generar Cartografía de Riesgo de Inundación por Rotura u Operación de Presas.

Y sin embargo falta todavía mucho por hacer…
 
Desde INCLAM, ponemos a disposición nuestra experiencia internacional y reiteramos, una vez más, nuestra voluntad de ayudar a las instituciones en las labores de difusión, al más alto nivel, y en la creación de las herramientas más adecuadas para compartir la información generada y maximizar su aprovechamiento, de modo que se puedan tomar decisiones de forma ágil y mejorada.
 
Cada vez hay menos excusas y las posibilidades de conseguir financiación blanda internacional o incluso donaciones, se multiplica. Los bancos multilaterales que actúan en la región (BM, BID, BCIE, CAF) son capaces de promover fondos de GCF (Green Climate Fund) y también existen empresas como el Grupo INCLAM, con amplia experiencia internacional en gestionar fondos para, como es el caso, proyectos de Adaptación al Cambio Climático.

Debemos poner el foco en:

  • Proyectos de Zonificación del Riesgo y Sistemas de Alerta Temprana
  • Proyectos de Adaptación en las sociedades rurales:
    • Potabilización en aldeas rurales.
    • Potabilización en los corredores secos de la región.
    • Gestión integral y adaptación del modelo agrícola.
  • Proyectos de Seguridad y Soberanía Alimentaria

La República Dominicana ha iniciado el camino, pero en la región hay muchas necesidades y nosotros no queremos estar al margen. Podemos ayudar. Debemos generar los apoyos necesarios en los Ministerios del Ambiente, en las Oficina de Cambio Climático y en los Ministerios de Planeamiento para proponer proyectos globales que prioricen la Gestión del Recurso Hídrico en la Región y generen la Gobernanza necesaria en las Instituciones competentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *